600 CARAS. LOMÉ (TOGO) 2013

Kids of the street in Lomé, Lomé (Togo) 2013

Viajé a Lomé, en Togo, a finales de 2013 para colaborar con Ange, una organización no lucrativa que proporciona refugio, educación, alimento, atención sanitaria y apoyo a más de 600 niños que viven en la calle.

El proyecto de 600 caras persigue estimular el imaginario colectivo, incrementar el sentido de permanencia de los niños en los dos centros de Ange y mejorar la visibilidad de la organización tanto a nivel local como internacionalmente. El objetivo a largo plazo era ayudar a Ange a recaudar fondos y recursos para seguir trabajando y continuar ofreciendo a los niños una mejor vida en Togo.

En colaboración con los trabajadores de Ange, niños y voluntarios de la zona, aspiré a conseguir una imagen más sólida de la organización que sea capaz de crear conciencia sobre sí­ misma y sobre los niños. El objetivo del trabajo fue pintar las paredes externas del centro de Ange en Lomé con caras y expresiones de los niños que viven allí­ para incrementar el sentimiento de familia y comunidad que existe entre ellos. Paralelamente, llevé a cabo entrevistas y recopilé imágenes y sonidos para realizar un documental que mostrara el extraordinario trabajo que realiza Ange y que investigara la vida diaria de estos niños.

Sponsored by

logo ange  JF_Identidad

Fundada en 2001 por Gabriel Kossi Amouzou, el trabajo y los servicios de Ange cubren más del 80% del territorio de Togo. Por el momento, Ange dirige dos centros para jóvenes, conduce actividades y grupos de discusión en los alrededores de la playa de Lomé, proporciona apoyo a los niños en un centro de detención de menores y ayuda a las familias visitantes. Sin su trabajo, 600 niños estarían abandonados en las calles de la ciudad, la mayorí­a de ellos arojados a su suerte.

Durante el desarrollo del proyecto en Lomé, recibí amenazas de muerte durante la noche y algunas de mis obras fueron boicoteadas con pintura roja (aquellas que estaban situadas frente a una mezquita) ya que según la religión musulmana, no se puede rezar en un lugar rodeado por imágenes.

Este malentendido fue una magnífica oportunidad para mi y la comunidad musulmana local y su imán, de demostrar que la religión no es un obstáculo y que los musulmanes no son iguales que los terroristas. Juntos llegamos a una solución: trasladar el mural a otro lugar distinto del previsto, y el imán y sus fieles hicieron gala de una gran humanidad y sentido del honor.

Quisiera agradecer a todos ellos, así­ como al director de Ange y, al traductor y abogado de la organización, Baudane Thot, alias Bobo; cuya ayuda fue fundamental durante el proceso y durante toda mi estancia en Lomé.

Desde que regresé, preparamos una exposición itinerante por toda Europa y más allá de sus fronteras, compuesta de fotografí­as, vídeos cortos y entrevistas, cuyo objetivo era sensibilizar a la opinión pública sobre la labor de esta ONG y también captar posibles nuevas colaboraciones y fondos que le permitieran continuar trabajando para mejorar la vida de todos estos niños.

No obstante, Ange cuenta ya con importantes aliados en todo el mundo como Fundación Cáritas e International Good Wills. Para más información sobre las actividades de Ange visita http://angetogo.solidairesdumonde.org/tag/ong+ange

Durante el desarrollo del proyecto, conté con el apoyo de la arquitecta canadiense Katherine Jarno.