Las Caras del Parque Morelos, Guadalajara (Mexico) 2015-2017

Las caras del Parque Morelos es un proyecto desarrollado en el barrio alrededor del Parque Morelos, en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, México, coordinado y curado por el artista/comisario Mario Jiménez Dí­az y que llevé a cabo con el apoyo de Cultura Guadalajara. La iniciativa buscaba por un lado mostrar la importancia del factor humano local de un barrio que estaba bajo el proceso de creación de una ciudad inteligente y por otro, revertir la imagen negativa asociada a la zona y, al mismo tiempo, llamar la atención sobre la delincuencia y la degradación del lugar, a través de la pintura mural de miradas de los vecinos del barrio, entrevistas que logren proyectar el lado humano y la unicidad de los habitantes, y un video en el que se recopile el desarrollo del trabajo y sus resultados, de manera que pueda conocerse en muchos lugares del mundo.

Patrocinado por Instituto de Cultura Guadalajara y Asociación Jupiterfab

logo cultura GuadalajaraJF_Identidad

En colaboración con:
Asociación Vecinal El Retiro
Promotora Artí­stica Cabezas Cuadrada

 

 

 

  • Jupiterfab-Las caras del parque morelos

Más información (Aparte)
Este proyecto nació anteriormente de una colaboración con el colectivo tapatío Caracol Urbano.
Caracol Urbano trabajaba activamente desde hace años dentro de la zona metropolitana de Guadalajara. Su campo de estudio era el territorio urbano y la gentrificación, asuntos que se exponen a través de material audiovisual.
Al final, por problemas organizativo, decidí enfocar un proyecto a solas en la zona del Retiro, alrededor del Parque Morelos trabajando junto con la Asociación Vecinal El Retiro.
En esta zona los habitantes y los comerciantes locales corren el riesgo de tener que moverse de su hogar a causa de un proyecto de ciudad inteligente llamado Ciudad Creativa Digital y por otro vive en el ultimo año y medio han vivido un incremento vertiginoso de la delincuencia.
Aquí empecé a desarrollar los elementos principales del proyecto -Las caras del Parque Morelos-  y encontré la colaboración y la partnership de la sección de Cultura del Ayuntamiento de Guadalajara que eligió respaldar el proyecto con un apoyo económico y de comunicación. De la misma forma, la promotora artística Cabezas Cuadradas colaboró en los procesos de comunicación y visibilidad.

El proyecto
“Las caras del Parque Morelos” fue un proyecto desarrollado en el barrio El Retiro alrededor del Parque Morelos, en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, México. Los habitantes de la zona han sufrido las consecuencias de la degradación y la criminalidad en los últimos años, motivo por el cual este lugar se incluyó dentro de un proyecto de remodelación urbana llamado “Ciudad Creativa Digital”. Este proyecto urbaní­stico a largo plazo (de 15 a 20 años) prevé modificar el entorno circundante del parque para construir una Smart-city o ciudad inteligente, como también se le conoce en español. El plan de sus desarrolladores es que pueda ser reconocida como un híbrido entre las zonas norteamericanas de Silicon Valley y Hollywood.
El proyecto es un desafí­o desde el punto de vista urbanístico y económico; pero, debido a sus largos tiempos de ejecución, no beneficiará a los vecinos del barrio en el corto plazo. Además, existen dudas y desconfianza de parte de un sector de la población sobre las supuestas bondades que esta iniciativa traerá a la vida cotidiana de los habitantes de la zona.
Mientras se desarrollaban las polémicas sobre el impacto del proyecto, la situación de riesgo, a consecuencia del crimen, seguía en aumento, sobretodo durante la noche. Sin duda, este problema transformó negativamente la rutina del que, en tiempos pasados, fue un barrio pacífico y familiar.
“Las caras del Parque Morelos” fue un proyecto que buscaba utilizar el arte para generar cambios de conciencia y, además, ofrecer a los vecinos una herramienta de expresión que les ayude a mejorar su situación.
Se trataba de un proyecto artístico que se estructura en tres partes: un antes o fase de estudio de territorio y población; un durante o fase de trabajo artístico de campo; y un después o fase de seguimiento del proyecto y de comunicación, a escala local, nacional e internacional. A diferencia de muchos proyectos de arte sobre comunidades, esta iniciativa involucraba a todas las tipologías de componentes de la comunidad (diferentes edades, sexos, estados sociales y ocupaciones), y los transformaba en los protagonistas del proyecto. Además, la iniciativa no terminó en el momento en que se culmine la obra artística, sino que continuó después: la idea es que la propia obra y el proyecto en general pueda conocerse más allí de los confines de la comunidad.
El proyecto comenzó a principios de 2015 y terminó a finales de marzo de 2016. Se asentó en dos pilares principales: murales y entrevistas. Por un lado, se registraron las vivencias narradas por aquellos individuos que habitan la zona del parque, así como las de aquellos que, por razones laborales, se han apropiado también del barrio. Después, se tomaron sus miradas como modelo y se pintaron en las paredes alrededor del Parque Morelos.