El beso de la discordia – Atenas (Grecia)

A finales de septiembre de 2015 fui en Atenas, Grecia, para dejar mi huella artística.
Allí, en la calle Riga Palamidou, en la pared del Teatro Embros, pinté el mural The Kiss of discord –que
en español sería El beso de la discordia–, en el que se representa a Alexis Tsipras, ex primer ministro griego, y a Angela Merkel, canciller alemana, que van acercándose para besarse.
Quise invitar a la reflexión sobre la crisis económica en ese lado del mundo. Se pueden encontrar muchas interpretaciones: por ejemplo, los labios de Merkel se ven de color morado oscuro, lo que puede dar a entender que lleva veneno dentro de sí o, más bien, que se maquilló para mantener una falsa apariencia de bondad. A eso se suman los múltiples sentidos que pueden hallarse en un beso: desde amor entre dos personas, hasta sumisión ante un poderoso o hipocresía e intereses de ambas partes.
De cualquier modo, el mural –que se inspira en la obra My God, help me to survive this deadly
love, del ruso Dmitri Vrubel, que representa el beso entre los líderes comunistas Leonid Brezhnev y
Erich Honecker– es una crítica a la política conservadora de la Unión Europea y al poder de Alemania.
Además, simboliza la decepción de muchos griegos y también gente fuera del país helénico por los
acuerdos entre ambos países después del referéndum del 5 de julio de ese año.
La obra generó el impacto esperado, pues todos los medios de comunicación griegos se hicieron eco de este mensaje.

El proyecto fue sponsorizado por Asociación Jupiterfab.

JF_Identidad

2015 - Athens (Greece)

2015 – Athens (Greece)